domingo, enero 20, 2008

La mentira política y democracia suicida




Puede estar justificada la mentira, sobre aspectos de la vida cotidiana como, entre otras, en aquellas situaciones en las que solo se puede optar entre ejercerla o generar un daño cruel y gratuito, o la reprobación vergonzante hacia una actitud grosera o entrometida, que incluso pueda llevar a una poco deseable refriega típica de arrabal. Sin ser legítima, a veces la justifica el miedo, la vergüenza, pérdidas patrimoniales, autoinculpación, amor o lealtad...

Un político con cargo público, podrá evitar publicitar la verdad, en base a la seguridad nacional, siempre y cuando informa al elenco político, con representación parlamentaria, o en su defecto a sus líderes. Pero mentir sobre las actuaciones inherentes a su propio servicio, solo puede tener como finalidad engañar al ciudadano con la ocultación de una actuación delictiva, ilegítima o vergonzosa. Siempre que el engaño oculte una actuación o actividad delictiva, la mentira se convierte en un delito añadido al que se pretende ocultar. Mas grave es ese delito cuanto más alto es el cargo que ostenta y cuanto más gravan o más graves son las consecuencias de sus mentiras. Cuando la mentira la practican de forma premeditada, alevosa y continuada sobre hechos graves que afectan a la seguridad ciudadana o del Estado, entonces el delito no puede ser otro que el de alta traición, exigiendo la intervención de los abogados del Estado y de las FSE, procediendo a su disposición judicial.

Cuando un Presidente de Gobierno miente en el Senado o Parlamento, como instancias supremas de la representación de la Soberanía Nacional, entonces ese presidente además de un vulgar delincuente y un traidor a la Nación, de la que es indigno representante, se convierte, a sus ojos, en un miserable y despreciable.

Si una nación, cualquiera, permite que una organización -que ha traicionado al Estado y ha incumplido su legalidad constitucional, mintiéndole con mofa y desprecio, no solo ocultando unos delitos sino en la predisposición de darles continuidad- vuelva a tener acceso a ser reelegido, en votaciones -que no elecciones- democráticas, pero condicionada por lastre acumulado en ilegalidades que compraron y cautivaron votos durante toda una legislatura, entonces la Nación acepta la quiebra del Estado de Derecho y asume la condición de criminal o antidemocrático del nuevo régimen al que permite afincamiento y acomodo en lo que dejan de ser Instituciones democráticas, aceptando así mismo la invalidación automática de su legalidad constitucional, pudiéndose dar la original paradoja de que un estado constituido democráticamente, sea ocupado, mediante votaciones democráticas, por una banda totalitaria y organizada para actividad criminal, contra la nación que los reelige para reocupar su estado, en el conocimiento y conciencia de que será un estado tirano y criminal, que no le dará más opción que su total sometimiento a la banda.

No. No es un galimatías o trabalenguas tratando de discernir sobre un absurdo ficticio. El absurdo es real y se está escenificando en la muy culta, civilizada y vieja Europa.





Clandestino

4 comentarios:

Harto dijo...

Magnífica entrada. La suscribo al 100%.

Martha Colmenares dijo...

Hola Clandestino, que casualidad, hoy me referí a este tema, y a la vieja estrategia del mentiroso. Mi artículo de hace unos días en Diario de América.
Realmente este video muy particularmente pienso, que no amerita comentario, el se expresa solito.
A mí si me preocupa algo, pues en Latinoamérica son desconocidas muchas cosas, como la mentira de Zapatero, por ejemplo, dado que los medios no le atribuyen la debida importancia. Es más muchas veces, o la mayoría, a la hora de titular, suelen irse por las ramas en vez de a la raíz de lo verdaderamente trascendente.
Un gran abrazo, Martha

El Cerrajero dijo...

Aplausos por la entrada.

Rodríguez el Traidor corre el peligro de que le de un derrame cerebral si --aún por error-- un día dice alguna verdad.

Clandestino dijo...

Gracias HZ. Me maravilla que la gente se deje engañar por el ostentoso y público uso de la mentira como medio para unos fines inconstitucionales, como proyecto único. Saludos

Martha, he leido tu estupendo artículo del Diario América, en tu blog. Es de agradecer que haya gente preocupada por darle publicidad a una realidad enterrada bajo la manipulación de los medios y superada por la crispación mantenida en el candelero por los mentirosos. Lo que pasa con el gobierno en España, además de bochornoso es dramático, en cuanto que se descubre a una sociedad dispuesta a apoyar a gente que le miente y desprecia. Increible. Caballero ZP ha montado un video más completo que este. Merece la pena verlo. Abrazos

Cerrajero. Efectivamente el día que al Z se le escape una verdad seguro que es por error. Además seguro que le tendrán que llevar a urgencias para investigar donde está 'el fallo'. Saludos