domingo, enero 13, 2008

Mentiras y traición patroneando el Estado.

Conocen su poder. Han hurtado el derecho democrático a millones de españoles, dedicando toda una legislatura en consolidar ese poder mediante, el chanchullo, la mentira , el sectarismo, la subvención, la crispación, la traición, la discriminación, la corrupción, la división, la omisión, la fanatización o fomentando la ignorancia y el adoctrinamiento mediatizando a la parte más sugestionable de la ciudadanía utilizando gran parte de los poderosos medios afines. Consiguieron su cordón sanitario redeándose y compactándose un gran y denso escudo perimetral, con toda la basura que habita en ‘la piel de toro’, protegiéndose de la honradez y de las tenues reivindicaciones de sus víctimas, abalanzándose sobre ellas como sobre elementos peligrosos.

Ocupas del Gobierno, fiscales, alcaldes, presidentes, funcionarios, vividores, ‘don nadies’ con un par de escaños, un par de concejales o consejeros, chivatos, nazis, radicales, etarras, periodistas y toda clase de la peor morralla, tomaron el Estado haciéndose fuertes en él, comprando todo lo comprable, con leyes contra derecho o anticonstitucionales, con subvenciones o cargos, y expulsando, sancionando y degradando la integridad, los principios éticos y morales o el patriotismo, para asegurar poder a falta de credibilidad al tomar el Estado, saltando de forma macabra e irreverente sobre ciento noventa y dos cadáveres aún calientes y con la mentira y total falta de escrúpulos como único proyecto para simular un gobierno que luego se evidenciaría como en contra de la Nación española.

Todo un plantel de impresentables, asegurándose poder y continuidad a costa de arrinconar en el desamparo, la indefensión y el desprecio a la población trabajadora y a toda la gente honesta y amante de la familia, de la ley y de la convivencia pacífica y solidaria. Arremetiendo contra todos aquellos que saben que jamás les podrán votar y a la vez, contener la repulsa. Contra aquellos que entienden que no hay nada más repulsivo que el amotinamiento rebelde del personal de servicio que se contrata y paga la Nación, como patrona del Estado, para que les sirvan, gestionen sus intereses y les garanticen la legalidad democrática, que con toda desfachatez y desvergüenza han prostituido, infringido y omitido como vulgares barriobajeros alejados de la debida lealtad y dignidad exigible a todo servidor público.

Han renunciado a sus deberes hasta no ejercer su responsabilidad de gobernar para la Nación, ni un solo día de toda la legislatura. Toda ella la han dedicado a quitar derechos a unos para repasarlos a otros. A romper la Nación de forma que unos cachos vivan a costa de todos los otros. A enfrentar a los ciudadanos, de la misma nación, de forma que unos vivan a costa del expolio sobre otros. A romper a la familia afincando en su hábitat exclusivo e inviolable, derechos políticos, artificiales y antinaturales, diametralmente opuestos a la natural y consolidada forma definida por la propia naturaleza, como única posible de darse continuidad, con legislaciones que sobrepasan derechos, conciencias y sentimientos. A agredir y negar derechos a la libre expresión y reivindicativos, a millones de familias cristianas que se apoyan en sus consejeros espirituales y de orientación religiosa, como excluidos del Estado de Derecho. A agredir y negar derechos de amparo y patriotismo a millones de sus víctimas, ciudadanos contrarios a las prácticas inconstitucionales de esa caterva que degrada el Estado y traiciona a la Nación.

A mirar para otro lado mientras se asesinaban a personas, españolas y de diversos puntos del planeta, en el vientre materno.

Z miente cuando niega que él ha roto a España. ¿Por qué entonces gran parte de los españoles tenemos que pagar impuestos a vascos y catalanes, en un gran fraude a las arcas del Estado? ¿Por qué grandes bolsas de españoles no tienen amparo del Estado sometidos a prácticas nazis de los gobiernos radicales de Cataluña y Vascongadas? ¿Por qué en unas comunidades se acata y cumple la ley y en otras se desacata y se incumple la ley? ¿Por qué los españoles hemos sido criminalizados y obligados a pagar canonjías a organizaciones privadas? ¿Por qué una gran parte de españoles tenemos que pagar a Las Cámaras de Comercio por ningún servicio prestado, ni ningún producto demandado, ni servido, ni consumido? ¿ Por qué el Estado no ampara a los ciudadanos frente a los delitos económicos de las mafias corruptas autonómicas y municipales? ¿Por qué millones de jóvenes han sido condenados a pagar la corrupción del Estado durante décadas?

Miente cuando afirma que España es un país libre y más justo. ¿Qué país libre mima a los terroristas? ¿Dónde está la libertad de los que son atracados y cruelmente agredidos en sus propias casas y se les niega el ejercicio al derecho a legítima defensa, mientras las FSE que paga están escoltando a políticos y familia, que les importa un bledo el contribuyente? ¿Quién prohibe el acceso a blog, judicialmente, o pone a gente ante los tribunales, solo por decir la verdad? ¿Quién se abalanza verbalmente, sobre los que se manifiestan contra los desmanes de la coalición ocupa del Gobierno y otras instituciones del Estado?

No miente cuando afirma que hay ciudadanos con más derechos. Omite aclarar que esos ciudadanos reciben derechos invadidos o retirados a otros. Ni este gobierno, ni ningún otro, posee derechos para dar, ni legitimidad para quitarlos. Solo debe regular las garantías de uso y disfrute de los que a cada uno le pertenecen, en el estricto y riguroso respeto a la legalidad e igualdad democrática. Cualquier derecho que dé a unos, es irremisiblemente sustraido a otros. España debe ser uno de los pocos países del mundo que legaliza la discriminación sectaria contra el derecho de determinados colectivos ciudadanos. Algunos con fines de lucro, exclusivamente, como la ley SGAE o el Estatuto nazi.

El personaje político mejor valorado de España, la Vicepresidenta Teresa Fernández de la Vega, dice que ‘no retrotraerán la democracia a tiempos pretéritos’, refiriéndose a la manifestación de familias cristianas. Hace escasamente dos meses que aprobaron la Ley de la Memoria Histórica, aflorando lo peor de lo peor de aquella cruenta guerra civil, desde una perspectiva de odio y revanchismo enfermiza.


Clandestino

2 comentarios:

Hartos de ZPorky dijo...

Magnífica entrada. Esta ciudadanía dormida debería despertar. Un saludo.

Clandestino dijo...

Hola HZ

No está dormida. Está dividida entre 'buenos y malos'. 'Los buenos' tienen premio y 'los malos' a pagarlos. Mientras 'los buenos' no se enteren que es el Gobierno Z el enemigo común, seguirán aceptando el premio robado a 'los malos' y votando al Z.

Saludos.