domingo, febrero 10, 2008

Ellos son dueños de sus ruidos y nosotros lo somos de nuestros silencios.





Nos consideran criminales acusándonos de hacer un uso fraudulento de sus ruidos y aplicándonos una sanción económica por ‘nuestros supuestos crímenes’. Olvidan que la ley también te protege de sus ruidos. Olvidan que el grueso de sus ingresos los obtienen de tus impuestos a través de sus giras veraniegas actuando en espacios públicos, contratados por ayuntamientos. Que además viven de tí cuando adquieres sus productos, cuando el Estado los subvenciona y cuando pagas canon. Que además te tratan de ladrón. Niégalles tus espacios. Defiende tu derecho al silencio y al descanso nocturno. Actúa al amparo de las normativas y regulaciones sobre contaminación acústica y a sus niveles según zonas y horarios, que protegen tus derechos. El pasado año 2007, un puñado de Tinerfeños consiguieron la suspensión cautelar, de los carnavales reivindicando su derecho al silencio. Basta una sola denuncia de un solo vecino en el juzgado, pero cuantas más mejor. Impide que los ayuntamientos paguen con tu dinero al que te acosa, te insulta y te invade tus derechos. Impide a tu vecino que te moleste con sus ruidos. Cállalos. La sensibilidad de los creadores de arte es imparable, con lucro o sin él. Expulsa del sector al carroñero que se lucra al amparo del crimen legal, justificada con los creadores, a los que perjudica, recurriendo a una ley criminal. Oblígalos a trabajar para sobrevivir. Consume música libre y cine de calidad, que no necesite de la subvención para sus vividores. Deja de bajarte su música, aunque el p2p sea legal. Compra y lee a autores no registrados en las gestoras. Que incluyan sus derechos en el producto. Exige lo mismo a tu municipio. Si sacrificas tu necesario e inviolable descanso, en pro de beneficios lúdicos de tu comunidad, que no sea a costa de lucrar a los que te expolian. Tú decides lo que es arte y cultura, con tu interés y con tu dinero. Que no te lo impongan, ni te impongan la humillación de pagárselo cuatro veces y además agradecérselo. No permitas que te dispensen a tí el trato que les corresponde a ellos y a sus valedores criminales del estado. ¡Defiéndete! ¡Cállalos! O QUE SE DEROGUE LA LEY en la totalidad del articulado.

¿QUE PASÓ CON LOS IRREDUCTIBLES ‘TOP MANTA’, QUE DESAPARECIERON EN CUANTO SE APROBÓ LA LEY? ¿IBAN A POR ELLOS O LOS USARON PARA IR A POR TODOS?

No es cierto que las gestoras de derechos de autores y editores, defiendan los derechos de sus representados. Han negociado criminalmente una ley para agredir los derechos patrimoniales de todos los ciudadanos españoles, con unos ocupas del Gobierno, sin escrúpulos, que a cambio de cautivar votos, ejercen el control del legislativo y del sistema judicial, y se permite promulgar leyes contra derecho, por tanto criminales.



Palacio de Longoria, sede de la SGAE

Les parece mal que les pirateen sus productos ‘culturales’ porque son sus ‘cosas de comer’. Me parece bien. Son sus derechos y es legítimo luchar por ellos. Lo que no me parece tan bien es que para defenderlos, utilicen las mismas técnicas criminales que las que usan los que les agreden a ellos, en sus derechos: el robo, el expolio o como se llame en términos jurídicos, a ‘meter la mano en el bolso ajeno’ –legal o ilegal, un robo siempre lo es - a todo el que gozando de sus mismos derechos patrimoniales, consuma unos determinados productos cuya libre fabricación, comercialización y consumo, mundial, es cuando menos tan libre y legal como sus productos, y más inocuos o menos agresivos, que algunos productos vendidos bajo la etiqueta de ‘arte’ o ‘cultura’.


Palacio del Infante D. Luis de Boadilla, futura sede de la SGAE, en rehabilitación

He aquí que tenemos una gente ‘estafada’ y que canaliza la recuperación de sus derechos, hacia una estafa global a su favor, mediante una ley política criminal, obtenida injustificadamente fuera de todo derecho, agrediendo otros, tan legítimos como los suyos. Resultando ser tan estafadores como los que los que les estafaban, contra derechos tan legítimos como los suyos y serviéndose de una licencia que les legaliza el procedimiento para hacerlo contra derecho o criminalmente, a la luz del día y con el patrocinio del estado, mientras que sus competidores se la jugaban en la calle expuestos a los guardias, a las gestoras de derechos de autores y editores, y a las inclemencias del tiempo. Desde luego, cabe preguntarse quiénes son más criminales. Se equivoca la SGAE al adoptar la ruta criminal para solventar la conculcación de los derechos de sus representados a manos de la delincuencia, y se equivocan los ocupas del Gobierno acantonándose en el delito criminal, que le proporciona votos a cambio de derechos de terceros, como único mérito para perpetuarse en el poder. Antes o después es de esperar que ambos paguen sus delitos, ante la ley.

Por otro lado resulta bastante sospechoso que aquellos ‘Top Manta’, que crecían como hongos, por doquier, y que eran “imposibles de erradicar”, en cuanto se aprobó la ley, desaparecieron como por arte de magia, dejando la clara impresión de haber sido un medio para justificar un fin.

Nadie audita a las gestoras de derechos de autores y editores. Nadie sabe como se gestionan los ingresos obtenidos a cambio de nada...o de votos.



Actualización 11-02-07

3 comentarios:

Harto dijo...

Nadie... En un país en el que al ciudadano se le audita hasta el último céntimo nadie sabe como gestionan los titiriteros su SGAE...

Caballero ZP dijo...

Todos sabemos la solución, nos la dio ayer Rajoy, el 9 de marzo vota PP vota no al Canon.
Saludos

El Cerrajero dijo...

No consumo ni una boñiga de los titiriteros, ni pagando, ni regaladas.