miércoles, abril 16, 2008

Que los hombres buenos dejen de NO hacer nada, no es un premio sino un necesario deber.




No puede haber premiados, sin haber no premiados.

Últimamente se ha extendido por la blogosfera, la moda de los ‘premios’. Estoy convencido de la buena fe de sus creadores en la misma medida que lo estoy de su inutilidad, hacia algún objetivo, constructivo o de interés para algún blogero. Todos parten de su origen y se extienden de forma piramidal, extinguiéndose solo cuando se satura y cubre la red como una mancha de aceite, resultando ‘premiada’ toda ella, sin remisión. No tiene nada de excepcional un premio que se otorga a todo el mundo, con la responsabilidad de hacer de jurado y correo de otros premiados. Fue divertido al principio, pero ya es aburrido. No voy a criticar a los que se gustan en dar continuidad a este pasatiempo, pero creo que distrae bastantes recursos y tiempo, cuyo objetivo, al menos los que conozco, es otro muy diferente al de la autocomplacencia, el compromiso de no herir sensibilidades, o la vanidad. Ni siquiera es una forma de hacer amigos, puesto que apenas es posible abarcar más atención sobre este basto océano de links que abren puertas a auténticos genios y librepensadores.

De entre este ininterrumpido caudal de ‘premios, agradecimientos y agasajos’, surge uno que emite Alexis Marrero en memoria de los dramáticos acontecimientos acaecidos el 11 de abril, en Caracas. No sería justo que paguen justos por pecadores. Si bien no considero acertado el sistema de expandirlo como un ‘premio’, en lugar de una necesaria mediatización, sí considero de vital importancia que alguien como Alex Marrero, en este caso, estén ojo avizor e impidan que la ‘memoria histórica’ sea tan injusta con las víctimas inocentes, como en su día lo fueran sus propios asesinos.



Los españoles no solo somos hermanos de sangre, cultura, historia y otras afinidades, con los pueblos iberoamericanos, sino que para desgracia de muchos, también compartimos las mismas experiencias en la represión del barbarismo corrupto, de la tiranía de los zafios e inútiles. Por eso también sabemos apreciar el valor, el coraje y la audacia de los que no se subordinan a los enemigos de la nación y malversadores del estado. Son muchos los que merecerían ser premiados con el símbolo del 11 de abril. Pero sin ninguna duda, para mí los que mejor lo definen e ilustran con total nitidez, son Martha Colmenares y el propio Alexis Marrero. Ellos son el premio. Los premiados solo recibimos el honor de su mención.






He decidido, con mis mejores intenciones y sin ánimo de zaherir a nadie, premiar a Alexis Marrero y a Martha Colmenares, con el premio conmemorativo del 11 de abril, como venezolanos que sufren las tarascadas del fascismo que los sacude, y como incansables defensores de los derechos y libertades que permitan la justicia en igualdad, para todos. Solo a ellos. Rompo las reglas y corto la cadena en la parte que me toca. No deseo ver convertido el espíritu de Caracas, en una cadena rutinaria que se recibe y se repasa desde la indiferencia a su valioso contenido, como tantos otros, hasta acabar en el hastío del más de lo mismo. Creo que debe circular en su frescura y en su valor de ley, de forma libre y en el deseo de homenajearlo y ostentarlo por lo que significa y no por dar continuidad a la ‘última moda’ de ser premiados y premiadores, a la vez.

Mis mejores deseos a los venezolanos, en su ansiado encuentro con la libertad.


Clandestino

5 comentarios:

H dijo...

Enhorabuena. Gran entrada. Y muy bien repartidos los premios.

Lino dijo...

Completamente de acuerdo contigo, Clandestino.

Enhorabuena por tu trabajo.

Saludos

Alexis Marrero dijo...

Creo, que lo que has dicho es el mejor resumen de nuestra lucha, gracias, por el reconocimiento.
Tus palabras expresan el sentimiento, que me motivo a crear el reconocimiento. nunca podremos olvida y no debemos olvidar lo que paso ese día , no par odiar ni vengarse, aunque ... si no para fortalecer la lucha por los derechos que poseemos.

Clandestino dijo...

Gracias a tí Alexis. Gracias por ser un combatiente del derecho y de la libertad, que no entiende la vida sin dignidad.

Saludos cordiales

Clandestino dijo...

Gracias a vosotros, Harto y Lino.

Ha sido un placer recibir vuestra grata visita.

Saludos