domingo, agosto 02, 2009

La dictadura venezolana, recrudece la represión sobre medios y personas






La última arremetida del régimen totalitario de Chávez, no solo va dirigida contra los medios no afines, sino contra personas que hacen uso de su intelecto y libre albedrío, para ejercer su derecho a criticar los desmanes del dictador que ha ocupado su estado. En el blog de Martha Colmenares
hemos conocido la desagradable notica de la persecución política de la que es objeto Alexis Marrero. Alexis es un bloguero integro y cabal. Solo por ello es una nueva víctima perseguida con orden de busca y captura, para ser encarcelado, en una prisión de Venezuela por algo que ha escrito en su blog. Algo que los que conocemos a Alex de leerlo, sabemos que no puede ser constitutivo de delito y mucho menos, penal. Todos sabemos como las gasta el dictador Chávez, con cientos o tal vez miles de presos políticos condenados con juicios arbitrarios, donde la justicia brilla por su ausencia, con largas condenas sin ninguna garantía democrática, en la inexistencia total del estado de derecho.

Este mal remedo militar, inútil hasta como golpista y discapacitado político absoluto, indigente moral y carente de la más mínima virtud que le reconozca como parte de colectivo humano alguno, igual que el resto de inútiles y renegados nacionalsocialistas, a falta de aptitud y razón alguna que avale alguna de sus actuaciones, se sostiene en su crueldad y en el buen manejo de los mercadillos nacionales e internacionales, de la ambición y de la ignorancia ajenas. Es por ello que no está solo. Toda una recua de asimilados afines, lo legitiman con el único propósito de sentirse legitimados así mismos a través de ese desecho de muladar, al que prestan amparo contra toda ley justa, humana y divina.

Este individuo parido de la escuela cubana del no menos cruel dictador Castro, se autoesparce por varios campos abonados especialmente para su reproducción clónica, floreciendo y esparciendo ya su semilla por varios estados iberoamericanos, incluyendo al español, que organizados en manada, arremeten amenazantes, con los modos hampones que los caracteriza, contra todo atisbo de decencia, racionalidad y cordura. Como botón de muestra observemos el patético espectáculo del golpista Zelaya, arengando a los 'camisas pardas' infiltrados en Honduras y pagados para crear desórdenes suficientemente graves como para generar un saldo final con una carnicería horrible y sangrienta, con el único fin de reencumbrase en el poder, del que fue democrática, constitucional y justamente desalojado.

Esto es lo que anida en la mente de lo peor de entre lo peor que desgobiernan desde estados y organizaciones en Iberoamérica, UE, EE.UU, OEA, ALBA, ONU, Putin y resto de "dictaduras democráticas del mundo". Sancionan política y económicamente a Honduras por defender su legalidad constitucional, de forma democrática y totalmente ajustada a derecho. Una manada de ignorantes deshumanizados apostando por un sátrapa aprendiz de genocida, a la espera de ver correr la sangre por la que navegar hasta recalar nuevamente en el digno y honorable estado de Honduras actual, para volver a convertirlo en el mismo cubil que se han habilitado en el resto de los estados nacionalsocialistas de los que lo arropan.

Alexis Marrero es un hombre bueno y solidario, muy conocido en la red por su franqueza y por su constancia en la denuncia, desde el sufrimiento moral de toda víctima de todo tirano. Pero el interés de los sicarios del régimen, se centra en su condición íntegra y honorable de hombre libre e independiente, que defiende a viva voz la verdad, la justicia y los valores. Esto y nada más que esto, lo convierte en enemigo mortal del régimen tirano de Chávez, golpista ocupa del estado de Venezuela.

Solo nos queda la red. Nadie sabe por cuanto tiempo. Son muchos estados y demasiados tiranos aunados en su particular globalización, haciendo guerra frontal a las libertades y derechos fundamentales de sus pueblos descaradamente despojados de todo soporte estatal, mientras son respaldados por sus respectivas organizaciones multinacionales y transcontinentales, incluida la ONU, creadas para perseguir a tipejos como ellos. Ignoro que puede ser, pero esta actitud criminal unánime en tantos estados y organismos internacionales, que de pronto adoptan una actitud frontalmente opuesta a la que se le presupone en favor de la legalidad internacional sin injerencias en las democracias nacionales, me lleva a la nariz que están cociendo algo gordo contra la ciudadanía mundial o de una gran parte de ella. No puede ser casualidad tantas casualidades a la vez.

Alexis Marrero solo es uno más de la larga cadena de sacrificios no propiciatorios, del hampa globalizado. La única defensa de los ciudadanos frente al crimen organizado que nos rige, como a una sola nación, solo será la que nos procuremos entre nosotros, mediante la unidad y la denuncia. Seamos toda la red blogera una sola nación y plantémosle cara mediante la información abundante y puntual, cexponiendo las evidencias que los debiliten.

Alexis Marrero merece todo el apoyo de la comunidad blogera, por ser como es y porque mañana todos seremos Alexis Marrero. Pásalo.

Clandestino

4 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

Solaridad con Alexis Marrero es solidaridad con la democracia venezolana.

Clandestino dijo...

Hola Alí

Yo diría que solidaridad con Alexis Marrero es solidaridad con los demócratas venezolanos y del mundo. Dificilmente nos podemos solidarizar con la democracia venezolana o con otras democracias que no existen.

Sí existen multitud de personas libres y democráticas, violadas en numerosos derechos por los tiranos que ocupan e impiden sus democracias pagadas y votadas.

Saludos

Martha Colmenares dijo...

Si supieras, Clandestino, lamentablemente, y es condenable, por supuesto yo lo veo más allá de ser asunto de la democracia. Es asunto de la libertad como derecho universal, y sin embargo, está confiscada.
Abrazos

Alí Reyes H. dijo...

Estas semanas la arremetida contra los venezolanos ha sido bestial. Leyes inconstitucionales aprobadas en la madrugada, detenidos por causas polìticas, periodistas apaleados por cachiporreros oficialistas, marchas reprimidas con bombas y más detenidos.