sábado, febrero 02, 2008

Franco Y Z. Misma moneda, dos caras y un falso.

Discapacidad política manipulable
por infinidad de intereses bastardos

















Autoritarismo solo activable por si mismo
























Recuperación del viejo fanatismo persecutorio contra la iglesia, único activo canjeable por votos, que puede ofrecer la peste que ocupa el Estado, aparte de comprarlos fraudulentamente, bien por no poder pagarlos, bien porque si los paga será con nuestro dinero. Pobre bagaje tras cuatro años de mangoneo y disfrute en la holganza y el marujeo de lavadero público en el que han convertido el Estado de la Nación. Al final no les queda más remedio que intentar remedar el autoritarismo de Franco, ignorando que no les servirían ni para llevarles el botijo



“El hombre que no teme a las verdades, nada debe temer a las mentiras”. Thomas Jefferson

Zapatero se adentra en la tenebrosa viscosidad de su 'memoria histórica' para algo bien distinto a lo que antaño presumía. Si quiere consolidarse en el mangoneo y la quema nacional, solo podrá hacerlo retomando para sí, la principal característica del franquismo: LA MORDAZA. Es tan simple que ni se entera que hasta para ser dictador hay que tener aptitudes y redaños. Un cobarde marioneta siempre estará a merced de sus hilos y de sus 'primos del zumo'.

Habla de libertad mientras persigue a los que hablan la verdad. Los que estén con ellos recibirán los derechos que le son expoliados a los que están contra ellos. Si su actitud estuviera avalada por la entereza de sus camaradas socialistas, Stálin o Hitler, en Europa deberían preocuparse y mucho. Pero es en España donde debemos preocuparnos por sus intenciones de emularlos y su discapacidad para serlo, lo que encierra doble peligro. Uno por su vulnerabilidad ante las presiones de su entorno y otro por tener el mando de las instituciones a pesar de ser individuos ineptos, faltos de valor y entereza para dirigir ni siquiera un kiosco de ‘gominolas’. Dictadorcillos de medio pelo que usan el Estado y la ley como un objeto contundente, para dirimir sus vendettas partitocráticas, mediante la extorsión, amenaza, acoso y persecución, incapaces de entender que son carne de celda. Unos desgraciados rencorosos y revanchistas, malversando la soberanía nacional con el único afán de someterla como los déspotas que son, pero sin el valor de afrontar lo que son, publica y abiertamente, como sí lo hicieran aquellos dictadores poniendo sus agallas sobre el yunque. Guarecidos tras la farsa de demócratas, planifican sus golpes e incursiones cobardes y traicioneras, contra los ‘disidentes’, armados con mentiras y con leyes criminales a caballo del Estado.

Oyendo o leyendo sobre el mitin de Orense, donde se despachan una vez más contra la Iglesia, y contra la oposición, y contra la mitad de los españoles, se puede observar claramente como ostentan su talante caudillista y autoritario decidiendo lo que, tanto la Iglesia como la oposición, pueden o no criticar de su multitud de actividades criminales contra la Nación, contra el Estado y contra la legalidad de todos. “NO se lo hemos aceptado a Rajoy y tampoco se lo vamos a aceptar a los obispos”, decía inflado de poder y despotismo, entre el aplauso encendido -similar a los arrancados en las arengas de los que sin duda son sus ídolos: Hitler, Mussolini y Franco- de las masas fanatizadas y enfervorecidas.

Pero no pasa desapercibida la incoherencia de defender en el mismo discurso, las libertades y derechos democráticos que les niega a media España, con su representación política al frente, y que les niegan a la Iglesia católica. "Aquí hay un partido y alguien que quiere volver a ser presidente que va a defender un país para todos, una sociedad tolerante, libre, y que cada uno pueda pensar como quiera y vivir conforme a sus creencias". "La esencia de una convivencia libre es que todo el mundo se sienta libre, la esencia de una convivencia democrática es que se respeten todas las creencias, la esencia de una libertad profunda y auténtica es que nadie, nadie, intente imponer ni su moral ni sus creencias, y se respeten todas".

Puede ser cinismo, ignorancia, estulticia, estupidez...o el habitual insulto a la inteligencia dando por sentado que los oyentes son tontos. Pero realmente son las mismas mentiras de siempre. Palabras huecas, gastadas en bocas leguaraces, de discursos vacios de gente vacía. De un tipo sin autoestima, que siente una constante necesidad de mostrarse supeior a todo lo que le rodea, como sea. Insignificante, romo y terco utiliza siempre la ventaja para mostrar actitud de machito y poderío. Su capacidad de hacer el ridículo, es difícil y parcialmente encubierta por un buen equipo de asesores. Sugestionable, vago, pacato, es fácilmente manipulable, bastando con dejarle ostentar o haciéndole creer que ostenta, el bastón del mando y que le molesten poco. No está ni remotamente capacitado para ser presidente del Gobierno, pero le encanta ser visto y considerado como tal. Sueña con serlo muchos años más. Como sea.

"La esencia de una convivencia libre es que todo el mundo se sienta libre,...”, tuvo la desfachatez de decir a una concurrencia que acababa de oír que no aceptarían ni de la Iglesia ni de la oposición, que informaran sobre su criminal dejación de deberes en la persecución del delito de terrorismo. Sobre su criminal legitimación política de una banda de asesinos. Sobre la criminal mofa, estafa y engaño a la Nación, a la que únicamente está autorizado a servir. A algunos blogeros les han cerrado y pueden seguir cerrando sus blogs, ponerlos ante SU ley anticonstitucional o extorsionarlos. Con la prensa no afín podrán intentarlo. ¿Cómo piensan evitar que Rajoy o la Iglesia cuenten la verdad al ciudadano? ¿Traerán a los ‘camisas pardas’ catalanes que hicieron uso de la violencia y arremetieron contra el PP y Ciudadanos, reventando sus mítines? ¿O a los ‘chicos traviesos’ de la ‘caleborroca’ vasca? ¿O tiene en proyecto alguna milicia paramilitar estilo Chávez, que le controle a los “escuálidos”? ¿O cumplirán sus amenazas de extorsión apuntadas por Alfonso Guerra, de ‘denunciar los acuerdos con el Vaticano’, confirmando su estilo hampón tercermundista, típico y habitual en su maestro Chávez?

La autorización del Parlamente, para dialogar con los asesinos nacionalistas vascos, estaba condicionada a que se produjera sin contrapartidas políticas y si la banda renunciaba a las armas. El Gobierno no solo no ha cumplido ninguna de estas dos premisas, sino que además continuó mientras asesinaban. Además ha acosado y arremetido contra todo el que le exigía el cumplimiento de la legalidad y de las condiciones aprobadas por el Parlamento. Desautorizó y despreció a la oposición y a las propias víctimas de los asesinos, desde el más puro estilo verdulero de arrabal, llegando a darles más consideración y legitimidad política, a los asesinos, que a ellos y que al conjunto del pueblo español. Han incumplido la ley, han omitido sus principales deberes y responsabilidades, y han mentido al Congreso, al Senado y a la Nación.

Deben ser puestos a disposición judicial, por las FSE, a instancias de la Fisscalía Generaldel Estado o del Jefe del Estado, o en su defecto presentar cargos ante el TPI. Los órganos de gobierno de una nación democrática, que se tenga por respetable, no pueden ser ocupados por una organización oligárquica, de mentirosos, truhanes y fueras de la ley, que utilizan al Estado como una vulgar 'faca' para solventar sus reyertas.

“España no merece un gobierno que le mienta”.

“España no merece una caterva de nazis, tahúres, criminales y traidores”.

Clandestino

6 comentarios:

Harto dijo...

Con la libertad que me da zETA digo y afirmo que el actual Presidente del Gobierno es un Traidor.

El Cerrajero dijo...

La diferencia entre Franco y Rodríguez el Traidor es que Franco tenía principios, equivocados, pero principios al fin y al cabo.

Rodríguez el Traidor, ni eso.

Clandestino dijo...

Harto:

Estoy convencido de que lo es, además de haber hecho méritos para merecer otras calificaciones criminales, como la dejación de deberes o la promulgación de leyes contra derecho. Lo que no tengo tan claro es que alguna vez purgue sus delitos, siendo puestos ante los tribunales.

Saludos

Cerrajero:

Franco fue un dictador que impuso su ley a la nación, que quería. Zapatero es nada, baboseando a una nación que odia.

Zapatero, políticamente, es un vulgar vividor. Ética, moral y socialmente, tiene el valor que pueda tener una bolsa de basura. Pocos días de su vida habrá merecido lo que haya consumido.

Franco fue un dictador, que se ganó su dictadura liderando una guerra, en principio no tan injusta o al menos discutible. Fue cruel y totalitario, pero también valiente y sincero. Nunca se ocultó tras falsas apariencias para engañar a nadie. Amaba a España y su patriotismo y lealtad a la Nación estaban fuera de toda duda, elevándola desde los escombros a la onceava potencia económica mundial y como Nación respetada y temida en el mundo, haciéndo intocables su soberanía e intereses allá donde estuvieran representados. La base principal de su dictadura se centraba finalmente, en impedir el acceso al Estado de los millones de vividores que hoy nos someten y explotan, algo que visto desde la situación actual, es de agradecer. Lo peor que hizo fue morir sin sentar las bases democráticas, blindándola contra las zarpas de la canalla que nos ha tomado y ocupado hasta el final de los tiempos, si Dios no lo remedia. Delegó este menester en el rey y ya conocemos y sufrimos, el resultado.

Tongo la seguridad de que Zapatero y sus secuaces, son muchísimo más despreciables que Franco, con todos sus defectos.

Saludos

Martha Colmenares dijo...

Hola Clandestino, me estoy actualizando con tus temas. Esta entrada me hizo recordar sobre lo falsario de Zapatero. Hay argumentos contundentes, tu los debes conocer, con documentación histórica, por parte de los periodistas Isabel Durán y Carlos Dávila, autores del libro “La gran Revancha”, entrevistados por Telemadrid.
En un de mis blogs censurados yo la tuve en video, de pronto voy a buscarla.
Comparar a Franco con Zapatero es como comparar por ejemplo a Pérez Jimenez con Chávez.
Eso da para escribir bastante.
Un gran abrazo, Martha

El Cerrajero dijo...

Estoy de acuerdo.

Anónimo dijo...

Un pelín forzado todo, ¿no?

Os dejo con una alternativa cristiana al Sistema:

http://lacomunidad.elpais.com/periferia06/posts

El Blog de Cordura
Testimonios del crepúsculo