domingo, abril 06, 2008

Les prometió la salvación y le recibieron como rey, para luego crucificarlo



El que ayer fue agasajado y laureado como un héroe incontestable, hoy es solo un desecho abominable, para muchos de sus propios votantes y supuestos simpatizantes. Votaron a un rey y les queda un fracasado. Hoy todos son dueños de despedirlo y de decirle lo que debe o no hacer, interfiriendo de forma agresiva, en sus responsabilidades y legítimas decisiones. Supuestos liberales anti-ZP, no le han votado, porque sus negocios no necesitan precisamente de la honradez del estado y se acomodan como pez en las aguas de Z. Lo desprecian pero lo necesitan. Sabían que Rajoy no lo era.

Realmente no todos sus militantes o colegas de ideología, deseaban la victoria de Rajoy. Sus grandilocuentes mensajes constitucionalistas, solo era una forma de aparentar ser mejores que ‘la chusma pesoista’, pero realmente solo querían un útil para sustituir al ZP pesoista, por otro ZP de su propiedad, menos zafio y que diera unos toques de pulcritud a sus inmundicias para estabilizar y dar aspecto de honorabilidad a su mercado ‘ancap’, de tierra quemada. Limpiar los excrementos, manteniendo el mismo muladar intocable, como forma de estado. En el fondo lo que desean es un ZP de derechas. Un ZP a su medida, para desbancar y ocupar el mismo escenario y decorado de los otros, para su satisfacción y beneficio, sin necesidad de taparse la nariz a la hora de recolectar su botín. Otro ZP sin escrúpulos, que les acercara el ascua a su sardina, sin importarles la única razón por la que millones de españoles le votamos: porque es precísamente todo lo contrario que el miserable Z. Prefiero a un Rajoy honesto en la oposición, a un remedo criminal de ZP, en el Gobierno, sirviendo a los mismos ‘ancaps’ zapateriles.

Me habría gustado tener a Mariano como Presidente del Gobierno de España. Me habría gustado ver los efectos de la decencia, la lealtad y el trabajo, al frente de la gestión de los intereses generales de la nación. Algo inédito en nuestra política. En nuestra historia. Lo voté, y defendí su integridad ética y moral, con la esperanza de que podría conseguirlo, a pesar de las encuestas. Me cuesta entender que España haya preferido la basura suicida, a la higiene saludable y vigorizante. El hedor de la destrucción y descomposición de los principios y valores, al aroma de la naturaleza viva que alimenta la esperanza con nuevos aires limpios de libertad y progreso, desde la creación de un hábitat ideal para la convivencia.

Hoy sé que Rajoy no ha perdido las votaciones. Las ha perdido la decencia y la honradez, a manos de la depravación ignominiosa y degenerativa. Se las han hurtado entre extraños y propios de su más próximo entorno, que lejos de desear la victoria de la nación, solo querían su propia victoria, en la misma basura sobre la que mantener sus mismos privilegios, aunque en un escenario mas estable que controlara a los nazis, asesinos nacionalistas y a colectivos sectarios y excluyentes, que perturbaban sus garantías de expolio.

Ahora es un fracasado repudiado y desechado como una mala herramienta. No son los pesoistas los que más le zahieren y vilipendian en su honorable dignidad. Son los suyos propios los que más se ensañan sin contención ni escrúpulos, rehuyéndolo como a un apestado, bajo el acecho de hienas y buitres como Gallardón, entre otros. Fue Pilatos quien intentó salvar a Jesús, proponiendo a Barrabás. Pero fueron los suyos, aquellos que le recibieron como rey unos días antes, los que le condenaron, tras expulsar a los mercaderes del Templo. Vieron en Barrabás a alguien capaz de derrotar al Imperio Romano, mientras Jesús solo ofrecía su salvación para su Reino, y encima ni siquiera era de este mundo. Después de todo Rajoy solo ofrece legalidad democrática que garantice el estado de derecho y la igualdad de todos, en todo el territorio nacional. Pero... ¿A quién le interesa eso? Ni siquiera le hemos dado opción de expulsar a los mercaderes del estado.

¿Aguantará Mariano Rajoy la tortura y el doloroso sacrifico? ¿O se rendirá y se dejará arrastrar por el rol de poder y riqueza en el que se encuentra solo y debilitado en la asfixia mediática? Su fortaleza, es limitada. No es Jesús. No es el Hijo de Dios. No tenemos derecho a pedirle que lo sea. Las hordas piden venganza. Alguien saldrá dispuesto a satisfacerla. Así funcionan las naciones cuyos estados criminales se posicionan fuera de la ley, y arrastran allí a su entramado social. Que Dios nos coja confesados.


Clandestino

7 comentarios:

H dijo...

Clandestino, si, está muy bien, pero yo no me quito de la cabeza que ha perdido contra Z. Contra Z.

Clandestino dijo...

H

Bien, ha perdido contra Z. Para ganar, Z ha empleado todas las formas posibles de juego sucio, desde el poder del estado, durante cuatro años. M. Rajoy, para ganar debería emplear el doble de juego sucio, puesto que tiene la gran desventaja de no disponer de los poderes del estado.

¿Prefieres otro ZP de derechas en el Gobierno, o dejar el que hay llamándole por su nombre de pillaje, cada día de su vida hasta que llene cárceles?

Una vez que los trileros, mediante ese juego sucio, no le han permitido apenas ni competir, particularmente yo, prefiero a un líder honrado, en la oposición, a un relevo de Gobierno, entre sinvergüenzas.

Sigo estando totalmente seguro de la valía de Rajoy, para presidente del Gobierno. Sin dudarlo lo volvería a votar. Pero jamás le pediré que llegue al poder mediante ese juego sucio e inmoral. Prefiero que pierda. De imitar a los pesoistas, por ambición de poder, me resultaría tan despreciable como el propio ZP.

Ana dijo...

Pienso que fuera Rajoy u otro, íbamos a perder de todas todas, el juego sucio que, como bien dice Clandestino, ha utilizado el PSOE, es lo que le ha conducido a la victoria. Victoria que, por otra parte, se iba a producir inevitablemente.
ZP lo hizo muy bien, engañó a sus votantes de una manera asombrosa, ocultó todo aquello que podría hacerle perder, prometió todo lo que sabia que atraería votos, en resumen, no fue transparente ni honrado.
Como ocultó todo tan bien, ha ganado, pero ahora hablando en serio ¿Creéis realmente que España aguantará otra legislatura? ésta, a trancas y a barrancas, pero en el 2012... ¡ni de coña! (con perdón).

Clandestino dijo...

Ana.

Dudo que puedan gobernar sobre sus propios escombros, cuando no han querido hacerlo sobre una nación sólida, respetable, saneada y unida. Si finalmente son investidos, será en segunda vuelta y con su mayoría simple. Se limitarán a dejar caer los restos de España en manos nacionalistas, a precio de saldo, por unos meses más de poltrona, de poder y de su habitual fasto y despilfarro. Lo que quede seguramente, será ingobernable, por nadie, una vez destruida la nación y liquidado el estado.

Nunca ninguna partida de bandoleros, supo gobernar ni un cortijo. ¿Como van a gobernar una nación que interpretan como su cortijo y sin dar siquiera, nivel de bandoleros? ¿Si solo han demostrado ser una pandilla de tontusos delincuentes degenerados y barriobajeros de arrabal?

Dhavar dijo...

Lo de que una partida de bandoleros, etc... es una frase peligrosa.Mira Lenin y tutti quanti.

Pero, aunque tengo dudas, creo que lo primero para un político es llegar a fin de mes, es decir, tener ventas o votos.Nos guste o no.
Pero, aún juzgado desde la mecánica estricta del poder, el giro "Soraya" o la búsqueda desesperada del Grial del voto diferencial, no está nada claro.
Y, en todo caso, ir de súper faraón en la pirámide en estos momentos por miedo a perder el asiento es, precisamente, lo que está provocando la revuelta.

Clandestino dijo...

Dhavar.

No se trata de buscar el Santo Grial, ni mucho menos la perfección y mucho menos en política. Lo que no asimilo en ninguno de los casos, es que hoy alguien sea el 'rey' y en solo unos días, sea el blanco de las iras de propios y extraños para regocijo de los extraños.

Hay que ser un poco más serios. Hacer autocrítica, por supuesto, pero todos y desde un análisis razonado y profundizando en la raiz del problema, no rascando en la superficie, porque entonces solo nos mostraremos como superficiales, sin tener claro lo que queremos ni lo que esperamos de alguien al que apoyamos para resolver eso que queremos.

Debemos meditar si ese alguien es algo más que un tíquet de metro que tiramos tras ser utilizado, o si es alguien en el que depositas tu confianza para defender un proyecto, más o menos, común. No se han alcanzado los objetivos, pero el proyecto sigue siendo el mismo y la persona es la misma. ¿Que ha fallado? ¡Hombre por Dios, Dhavar! Nos hemos pasado cuatro años despotricando de los hatajos de ZP, como algo más delictivos que dudosos. Rajoy ha competido limpiamente respetando la legalidad y decoro en los niveles éticos y morales exigibles a todo cargo público. ZP, no. Él sigue siendo el enemigo a batir, no Rajoy.

¿Deseábamos una victoria de un M. Rajoy que empleara los mismos métodos alegales, ilegales y sobre todo inmorales, como ZP? No lo creo. Rajoy solo es una víctima como todos los demás, atrapado como todos los demás. No está trucando de farol para salvar su 'sardina', simplemente sabe que la solución no es dispersarse y el de atrás que arree.

Un gobierno criminal y mafioso, no es posible derribarlo limpiamente en las urnas. Nadie votará contra el mafioso que le garantiza sus privilegios y su pitanza. Solo procurarán que la suma de los estafados siempre sean suficientes votos menos que la de los privilegiados.

1) Como demócrata creo que solo es posible recuperar el estado y la legalidad, con la propia ley ajustada a derecho y con justicia. Ahí me encuentras en mi crítica a Rajoy: Falta de determinación para perseguir las ilegalidades de ZP, en los tribunales nacionales -por procedimiento obligado- e internacionales. Sabes que con la ley en la mano, ZP debería estar en prisión hace años. El enemigo sigue siendo él. Pero no enemigo político, sino enemigo criminal. Hay que rehacer la situación desde esa perspectiva.

2) Como ciudadano harto y cansado de ser estafado con el viejo truco de la palabra mágica 'democracia', creo que la solución pasa por tomar nuestro estado, de nuestra propiedad, y enviar a los delincuentes que lo ocupan a la cárcel perpetua, y sentando las bases para que nunca más nos dure un sinvergüenza en ninguna poltrona el tiempo suficiente como para sentirlo.

Aún así creo que hay que empezar por el paso 1), pero sin obviar el segundo. Al menos como plan 'B'.

braincrapped dijo...

Otro claro ejemplo de que vivimos en un planeta de monoZ.