domingo, octubre 07, 2007

Un Che cualquiera entre tantos, del pasado y del presente.

Che, Stalin, Hitler, Mao, Polpot...entre otros muchos que se auparon a los poderes –casualmente estos esgrimiendo ideologías izquierdistas- fueron gente sin entrañas, cruel y sanguinaria, que la fatalidad les dio poder para ejercer sus más bajos instintos, satisfaciendo su necesaria ración de sangre de cada día, mostrando a sus potenciales víctimas, y así mismos, su particular clase de poder. Poder manado de sus más profundas carencias, miedos y debilidades, semillas del resentimiento hacia los que aceptaban y aportaban su esfuerzo, respeto y responsabilidad con la convivencia pacífica y solidaria.

La ignorancia, crueldad y zafiedad de determinados individuos, les lleva a suplir su falta de valores y personalidad, que sustente y arme su propio carácter, idolatrando a aquellos que consideran fuertes e invencibles, asumiendo sus ideas, desde su incapacidad de pensar por sí mismos y de dilucidar que era su debilidad lo que les inducía a llevar a cabo sus actos de cobarde crueldad, sobre personas inocentes, generándoles una situación de inferioridad e indefensión física y legal.

Este tipo de individuos, para nuestra desgracia son tremendamente abundantes en España. Los nacionalistas radicales -los nazis y los asesinos- y sus entornos, socios y aliados, se declaran de izquierdas. Son muy peligrosos, por falsos y traicioneros. No soportan la que consideran la ‘resignación de los que se conforman con tener suficiente’, en pro de calidad de vida y disfrute de una buena convivencia con sus compatriotas y vecinos. Son menos, hacen menos y merecen menos, pero quieren más. Mucho más. A poder ser TODO. Igual que sus ídolos, justificarán cualquier medio para su fin. Fin de lucro y poder, cuyo amasamiento de fortuna, pasa porque millones dejen de tener suficiente, pierdan su calidad de vida, pierdan a la mayor parte de sus compatriotas y lo que es mucho peor pierdan sus derechos y les sea negada su dignidad.

Montarán sus escenarios, sobre los que llevarán sus fantasías a la realidad supliendo sus carencias con sus grandes dotes de actores y trepas falsarios, diciendo lo que a todos les gusta oír, prometiendo lo que todos desean. Rebosarán simpatía y buen talante. Prometerán una vida feliz y sin responsabilidades civiles. Dibujarán una feliz anarquía donde todos serán felices sin esfuerzo y sin deberes, lejos de las molestas normas y barreras éticas y morales. Mentirán y mentirán hasta provocar náuseas y vergüenzas ajenas. Pero entre bastidores maduran sus planes guionando sus negras intenciones. Se cuecen las verdaderas pócimas y brebajes con su mala hiel.

Cuando sus urdimbres e intrigas les llevan al poder, automáticamente dan paso a este segundo guión. Ahora directamente agresivos crispando sarcásticos e irónicos, gustándose, con autosuficiencia, en su mofa y desprecio, con modos típicos de palurdos nuevos ricos, poseedores del único ‘Escatérgori’ del lugar. Siempre llegan al poder aprovechando las fisuras del Estado de Derecho. Convencen de sus mentiras, a millones de personas de buena fe, mostrando la verdad de las deficiencias de sus adversarios. Así Batista le facilitó a F. Castro y al Che derrocar su régimen corrupto, imponiendo el suyo bajo la tiranía, el terror, el crimen y el miedo, mil veces mas degradante y criminal que el anterior. Así desde el terror, el crimen, el miedo y su excelente, criminal y macabra manipulación, llegó ZP al poder, impulsado por una democracia exigua y raquítica, y por una Nación desarticulada y cobarde, que se ha dejado romper, por un puñado de traidores, renegados, colaboracionistas y comprados. Pronto, las leyes políticas y sectarias, contra el derecho y contra la justicia, empezaron a definir el mapa de ‘perdedores’ y ‘ganadores’, en un miserable, claro y chapucero desmantelamiento de la Nación.

ZP y sus camarillas asociadas y aliadas, tienen la misma similitud, con aquellos terribles tiranos y asesinos, que hay entre dos gotas de agua. Solo los diferencia el ‘modus operandi’, siendo iguales sus objetivos. Mientras aquellos asumían su condición de tiranos asesinos o genocidas, ZP se adapta camaleónicamente a los nuevos tiempos y se disfraza de demócrata, para acceder al poder y generar el hábitat ideal en el que desarrollar su tiranía contra sus ‘enemigos’ privilegiando a sus amigos, entendiendo que es más rentable, política y económicamente, un enemigo vivo, sometido y esclavo, que uno muerto. Pero ambos muestran su alma igual de negra, usando muertos –los unos propios y el otro ¿ajenos?- para ganar sus partidas. Ambos son igualmente ignorantes, resentidos, indeseables, tiranos, vengativos y sin escrúpulos para burlar a la justicia y a la ciudadanía que esta ampara. Contrario al esfuerzo personal como medio de supervivencia, y no muy amigo de la honradez y de la decencia. Profesan el mismo desprecio a la vida y a los derechos de millones de personas, solo porque no son de su ‘tribu’. Los primeros asesinaban y enterraban a sus enemigos. ZP los deslegitima, desampara y rentabiliza. Cuando necesita del macabro olor a muerto, desentierra a su abuelo y a los que le interesa, de la guerra civil, y los airea impregnando con ellos sus nauseabundos entornos, como forma de proteger su hábitat natural, de intrusos. Esa es la diferencia.

Ahora y temporalmente, recogen y guardan los guiones agresivos, los que patrocinan leyes para el expolio y la desigualdad y los antinacionales, mostrando su mejor faz, representando el guión amable del “talante electoral”. El especialmente diseñado para el habitual papel de mentir, como los otros, pero más sibilinamente con una representación más cálida y sosegada, sin la habitual crispación y el 'todo vale'. Si gana es de suponer que retomarán viejos y súper explotados guiones como “El PP peor que ETA” o “Todos con ETA por la paz", por la misma lógica natural, que la cabra no puede evitar tirar para el monte.

Clandestino

2 comentarios:

Jesús Salamanca dijo...

Tienes una agradable sorpresa en mi blog. No dejes de verla cuando tu tiempo te lo permita: http://jesaal.wordpress.com/2007/10/09/premio-al-blog-solidario/

Recibe un cordial saludo

Jesús Salamanca Alonso

Jesús dijo...

Clandestino: No he encontrado otra forma de notificarte el Premio Solidario.
Un saludo

Jesús Salamanca